DERMOCANIS PELO LARGO LISO 250ml

ES035
Información

Higienizante antimicrobiano en champú

Forma farmacéutica: Champú para la higiene (Cham.h.)

Composición: Peroxido de benzoilo 2,5%.

Propiedades farmacológicas:
Este champú ha sido específicamente formulado para su uso frente a la pioderma superficial o profunda del perro.
Su ingrediente activo principal, el peróxido de benzoilo, es un potente agente antimicrobiano, de amplio espectro, que tras su aplicación tópica mantiene un largo efecto residual sobre la piel. A la concentración del 2,5% posee una gran actividad frente a infecciones producidas por Staphylococcus intermedius, el agente causal más frecuente de la pioderma canina. Su mecanismo de acción se basa en su elevado poder oxidante. Así, al entrar en contacto con la piel del perro se produce la formación de radicales libres, los cuales provocan la rotura de la pared bacteriana.
El peróxido de benzoilo actúa también como antiprurítico; queratolítico, facilitando la eliminación de las células muertas; desengrasante, con acción sobre los ácidos grasos libres, triglicéridos y actividad de las glándulas sebáceas; y facilita el vaciado del exudado de los folículos pilosos infectados, flushing action.
El resto de los componentes de Dermocanis® Piocure facilita la interacción del principio activo con la piel del perro y le confiere, junto con un bajo poder irritante, un alto poder limpiador y desengrasante que elimina la suciedad de la piel y le devuelve sus propiedades naturales.

Indicaciones y especies de destino:
Perros: Piodermatitis, prurito y piel grasa.
• Champú antimicrobiano, antipruriginoso, desengrasante y limpiador, indicado en los casos de pioderma superficial o profunda.

Vía de administración:
Tópica.

Posología:
• Mojar el pelo del animal con agua tibia.
• Aplicar el champú en diferentes puntos y en cantidad suficiente según espesor del pelo y talla del animal.
• Repartir por todo el cuerpo, frotando con los dedos para facilitar la penetración del champú.
• Dejar actuar durante 5-10 minutos.
• Aclarar con agua abundante hasta eliminar todo resto de espuma. La frecuencia del lavado estará en función de la intensidad del proceso y de las indicaciones del veterinario. En general conviene empezar con baños frecuentes, dos o tres veces a la semana e ir disminuyendo la frecuencia a medida que se controle el proceso. En casos crónicos una aplicación semanal puede ser suficiente.

Precauciones especiales:
• En piodermas profundas, es conveniente mantener el pelo corto para facilitar el control del proceso.
• En caso de contacto con los ojos, limpiar inmediatamente con agua tibia.
• No usar en gatos.
• Las piodermas del perro suelen ser secundarias a otros procesos, como dermatitis alérgicas, endocrinopatías, carencias nutricionales, inmunodepresión, alteraciones de la queratinización, ectoparásitos, excesivo uso de glucocorticoides, etc. cuyo control es indispensable para la resolución completa del proceso.