SKU DE017 Categoría Cod. Fabricante
Principio Activo

Forma Farmacéutica

Vía Administración

Animal

Indicaciones

DEXACORTONE 2MG 10COMP

Accede a tu cuenta para ver precios

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA DE LA(S) SUSTANCIA(S)
ACTIVA(S) Y OTRA(S) SUSTANCIA(S)
1 comprimido contiene
Sustancia activa:
Dexametasona 2,0 mg
Comprimido de 13 mm con sabor, de color marrón claro con puntos marrones, redondo y
convexo, con ranura en forma de cruz para fraccionarlo por una cara.
Los comprimidos se pueden dividir en 2 o 4 partes iguales.

INDICACIÓN(ES) DE USO
Para el tratamiento sintomático o como tratamiento complementario de patologías inflamatorias
y alérgicas en perros y gatos.

CONTRAINDICACIONES
No usar en animales con infecciones víricas o micóticas.
No usar en animales con diabetes mellitus o hipercortisolismo.
No usar en animales con osteoporosis.
No usar en animales con disfunción cardíaca o renal.
No usar en animales con úlceras corneales.

No usar en animales con úlcera gastroduodenal.
No usar en animales con quemaduras.
No usar simultáneamente con vacunas atenuadas.
No usar en caso de glaucoma.
No usar durante la gestación (véase la sección: Advertencias especiales; Embarazo y
lactancia).
No usar en caso de hipersensibilidad a la sustancia activa, a los corticoesteroides o a algún
excipiente.
Véase también la sección: Advertencias especiales; Interacción con otros medicamentos y
otras formas de interacción

REACCIONES ADVERSAS
Los corticoesteroides antiinflamatorios, como la dexametasona, tienen un gran número de
efectos secundarios. Aunque por lo general las dosis altas individuales son bien toleradas, su
uso a largo plazo puede provocar efectos secundarios graves. Por tanto debe evitarse el uso
prolongado. En el caso de que esté indicado un uso prolongado, es más adecuado administrar
un corticoesteroide con una duración de acción más breve, como p. ej. la prednisolona (véase
la sección de las Advertencias especiales).
La importante inhibición del cortisol asociada a la dosis que se ha observado durante la terapia
es el resultado de las dosis eficaces inhibidoras del eje hipotálamo-hipófiso-suprarrenal.
Después del cese del tratamiento pueden aparecer signos de insuficiencia suprarrenal llegando
a una atrofia adenocortical. Esto puede provocar que el animal no sea capaz de lidiar
adecuadamente con situaciones estresantes. Por tanto debe considerarse la posibilidad de
minimizar problemas de insuficiencia suprarrenal después de retirar el tratamiento.
El importante aumento de triglicéridos observado puede ser parte del hipercortisolismo
yatrógeno (síndrome de Cushing), que implica una alteración significativa del metabolismo
lipídico, glucídico, proteínico y mineral provocando, p. ej., una redistribución de la grasa
corporal, aumento del peso corporal, debilidad y pérdida muscular y osteoporosis. La inhibición
del cortisol y el aumento de los triglicéridos plasmáticos es un efecto secundario muy frecuente
de la medicación con corticoides (más de 1 animal por cada 10 animales tratados).
El aumento de la fosfatasa alcalina por los glucocorticoides podría estar relacionado con el
agrandamiento del hígado (hepatomegalia) con un incremento de las enzimas hepáticas
séricas.
Otros cambios en los valores bioquímicos y hematológicos sanguíneos relacionados
probablemente con el uso de glucocorticoesteroides fueron efectos secundarios significativos
observados en la lactato deshidrogenasa (descenso) y la albúmina (aumento), y en los
eosinófilos, los linfocitos (descenso) y los neutrófilos segmentados (aumento).
También se ha constatado un descenso en la aspartato-transaminasa.
Los corticoesteroides administrados por vía sistémica pueden provocar poliuria, polidipsia y
polifagia, especialmente al inicio de la terapia. Algunos corticoesteroides pueden causar
retención de sodio y de agua e hipopotasiemia en el uso a largo plazo. Los corticoesteroides
sistémicos han provocado el depósito de calcio en la piel (calcinosis cutánea).
El uso de corticoesteroides puede retrasar la cicatrización de las heridas, y las acciones
inmunodepresoras pueden debilitar la resistencia o exacerbar las infecciones existentes. En
presencia de infecciones víricas los corticoesteroides pueden empeorar o acelerar la evolución
de la enfermedad.
Se han notificado úlceras gastrointestinales en animales tratados con corticoesteroides. Los
esteroides pueden exacerbar las úlceras gastrointestinales en animales tratados con
medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o en animales con traumatismo de la médula
espinal.

Otras reacciones adversas que se pueden producir son: inhibición del crecimiento longitudinal
de los huesos, atrofia cutánea, diabetes mellitus, euforia, pancreatitis, disminución en la
síntesis de la hormona tiroidea, aumento en la síntesis de la hormona paratiroidea.
Véase también la sección en las Advertencias especiales: Gestación y lactancia: Si observa
algún efecto adverso, incluso aquellos no mencionados en este prospecto, o piensa que el
medicamento no ha sido eficaz, le rogamos informe del mismo a su veterinario.
Alternativamente puede informar a través de su sistema de notificación nacional (detalles del
sistema nacional)

Destacados de la semana

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad